Recepción Servicio UV Indicio

Parajes del Medioambiente

Informaciones generales

Los indicios UV Para los Niños Datos Scientificos Los riegos relacionados a los UV Contactarnos

Otros parejes

 Para los Niños: Saber todos sobre el Sol

 

Hace unos 4.600 millones de años, en el centro de una de las nubes de polvo y gas del universo, comenzaba una reacción de combustión nuclear. El polvo y los gases ardientes del centro de la nube se condensaron dando pie así al nacimiento del Sol.

Después, los planetas actuales de nuestro Sistema Solar, como la Tierra, Venus, Marte y los demás se formaron a partir de la estela discal de polvo y de gas que seguía rotando alrededor del Sol.

Nuestro sol es una inmensa esfera gaseosa, una estrella mediana, perdida entre los miles de millones de estrellas de nuestra galaxia, la Vía Láctea. El Sol genera su energía de la combustión interna de gases (hidrógeno y helio) que tiene lugar en el núcleo, donde la temperatura alcanza alrededor de 15 millones de grados. Hacen falta miles de años para que la energía generada en el núcleo solar alcance su superficie. Es precisamente de la superficie solar, con una temperatura aproximada de 6000 grados, de donde nos llega a la Tierra esta energía en forma de luz y calor.

La Tierra recibe tan sólo una minúscula parte, 2 millonésimas partes, de la energía total despedida por el Sol. El Sol está situado a 150 millones de kilómetros de distancia de la Tierra y cuenta con un diámetro de más de un millón de kilómetros, es decir, 109 veces el diámetro terrestre.

Arriba


 

Tras atravesar los 150 millones de kilómetros que separan a la Tierra del Sol, los rayos solares penetran en al atmósfera y alcanzan la superficie terrestre. Sabemos que esta radiación solar es nuestra fuente de vida y que sin esta energía que nos ilumina y nos calienta la Tierra sería inhabitable.

Esta enorme radiación proveniente del Sol podría cubrir varios miles de veces las necesidades energéticas del mundo. Los rayos del Sol no solamente calientan la Tierra, sino que son transformados por las plantas para su crecimiento.

La radiación solar agrupa varios tipos de luz. La luz visible para el ser humano representa una porción de esta radiación solar. La luz invisible para el ojo humano representa la otra porción. Incluidos en esta luz invisible están los rayos infrarrojos, los rayos ultravioleta, los rayos X y los rayos gamma. El conjunto de estos tipos de luz (gamma, X, ultravioleta, visible e infrarroja) componen lo que conocemos por espectro solar.

Expuesta a los rayos ultravioleta, nuestra piel reacciona bronceándose, asegurando así una protección de nuestro cuerpo contra las exposiciones solares.

Arriba


 

La Tierra gira alrededor del Sol, realizando una vuelta completa en un año, es decir, en 365 días. En 3 meses, la Tierra se desplaza alrededor de un cuarto de vuelta alrededor del Sol, completando así una estación. Como la Tierra debe realizar cuatro veces un cuarto de vuelta para realizar una rotación completa alrededor del Sol, existen cuatro estaciones.

En verano, es sol cabalga en lo alto del cielo: hace calor. El verano comienza el 21 de junio y se acaba más adelante, el 20 de septiembre. Pero en invierno, el sol está en la parte baja del cielo: hace frío. El invierno comienza el 21 de diciembre y termina tres meses más tarde, el 20 de marzo. Entre el invierno y el verano, es decir los tres meses entre el 20 de marzo y el 21 de junio, tenemos a la primavera: hace de menos en menos frío. Entre el verano y el invierno, es decir, entre el 20 de septiembre y el 21 de diciembre, está el otoño: hace cada vez más frío.

Las estaciones se invierten en ambos hemisferios, el Norte y el Sur. Cuando es verano en Europa, situada en el Hemisferio Norte, es invierno en Australia, situada en el Hemisferio Sur. En otoño en Europa es primavera en Australia.

Arriba


 

El índice ultravioleta es una medida de la radiación ultravioleta. El índice ultravioleta crece al tiempo que aumenta la radiación ultravioleta. Sirve para establecer el vínculo entre la exposición a los rayos ultravioleta y los riesgos asumidos. El índice ultravioleta se interpreta de la siguiente manera:

  • Un índice ultravioleta de 1 o de 2 es bajo. No es particularmente necesario protegerse.

  • Un índice de 3 o de 4 es moderado. No se debe exponer más de una hora a pleno sol y sobretodo en la nieve.

  • Un índice de 5 o de 6 es elevado. No debe exponerse sin aplicarse un protector solar y sin llevar gafas de sol.

  • Un índice de 7 o de 8 es muy elevado. Exponerse sin aplicarse una capa abundante de protector solar puede desencadenar rápidamente (en menos de 15 minutos) en una quemadura solar. Se recomienda permanecer en la sombra y cubierto, particularmente en la mitad del día.

  • Un índice superior a 9 es extremo. Se recomienda evitar el sol en cualquier circunstancia.

Durante el curso de un día soleado y sin nubes, el índice ultravioleta es máximo. La dosis de radiación ultravioleta se encuentra en su cenit cuando su sombra es más pequeña que su estatura. A medida que su sombra al sol se hace más grande, disminuye el índice ultravioleta. Por lo general, cuando su sombra al sol es más grande que su estatura, la radiación ultravioleta es baja.

Atención, eso sí, cuando el cielo esté nuboso, el índice ultravioleta disminuye debido a la función filtrante que desempeñan la mayor parte del tiempo las nubes, pero puede subsistir algún riesgo: filtrar no significa eliminar; incluso, en ciertos casos de carácter local, las nubes pueden amplificar la radiación debido al efecto lupa.

Arriba


 

Directamente expuesta a la radiación ultravioleta, es decir no cubierta por ropa o a la sombra, nuestra piel reacciona:

  • ya sea bronceándose, - asegurando una protección contra los rayos ultravioleta -

  • o enrojeciendo - que es lo que llamamos una quemadura solar. Es una quemadura similar a la que pueda ocasionar el fuego, excepto que se produce más lentamente y que se debe a una exposición prolongada sin protección.

Demasiadas exposiciones prolongadas a los rayos ultravioleta, así como las quemaduras repetidas, favorecen la lenta aparición de células extrañas en nuestra piel. Esta enfermedad de la piel se denomina con frecuencia cáncer de piel. Hay algunos tipos de cáncer de piel que no revisten gravedad, mientras que otros son muy perjudiciales para nuestra salud.

Por lo tanto, es importante protegerse siempre y evitar una exposición excesiva a los rayos ultravioleta.

Esta radiación ultravioleta es más agresiva cuando el sol se halla en el punto más alto del cielo, es decir a la mitad del día, a la hora de comer. También es importante saber que durante un día muy soleado, ya sea caliente o fresco, nuestra piel está expuesta a la misma dosis de radiación ultravioleta.

Las superficies que nos rodean pueden reflejar, en mayor o menor medida y dependiendo de su naturaleza, los rayos ultravioleta. Estos rayos reflejados o indirectos se deben sumar a los rayos ultravioleta provenientes directamente del sol. Por ejemplo, la nieve refleja la práctica totalidad de los rayos ultravioleta. De este modo, durante un día soleado en la nieve, la dosis total de radiación ultravioleta absorbida puede alcanzar el doble de la dosis de rayos ultravioleta recibidos en ausencia de nieve. Por lo tanto, exponerse al sol en un entorno nevado puede ser dos veces más peligroso que en condiciones normales sin nieve.

En una playa de arena, la dosis total de radiación ultravioleta recibida es 1,2 veces más alta que la dosis que recibimos sin arena. Aunque esta dosis es menos agresiva que en una pista nevada, hay que tomar no obstante precauciones en la playa ya que por lo general estamos menos vestidos en una playa que practicando deportes de invierno..

Resumiendo, el Sol es la fuente de vida para los habitantes de la Tierra, pero también es un peligro si nos exponemos demasiado tiempo y demasiado frecuentemente a sus rayos, particularmente durante las vacaciones de verano en mitad del día.

Arriba


 

Protegerse durante lo días soleados significa evitar exponerse demasiado tiempo y demasiado frecuentemente a la radiación ultravioleta. En mitad de un día soleado, entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, es recomendable llevar una camiseta de mangas largas, un pantalón, una gorra de visera grande y gafas de sol con buena protección UV. Jugar en la sombra también es un medio efectivo de protegerse del sol.

Alrededor de 15 minutos antes de ir a la playa, no olvidarse de untarse protector solar en nariz, cuello, nuca y orejas. En la playa, aplicar una nueva capa de crema solar cada dos horas y después de cada baño o actividad deportiva. Se recomienda encarecidamente utilizar siempre cremas solares con el factor de protección de más elevado, frecuentemente denominado protección total.

Arriba


 

Comparte estos conocimientos recién adquiridos sobre el sol con tus amigos. Infórmales de los peligros de la radiación ultravioleta sobre nuestra piel.

Sé maduro y no esperes a que tus padres te pidan que lleves una gorra, que juegues en a sombra, y que te apliques crema solar cuando vayas a la playa, a una piscina o cuando practiques deportes de invierno. Hazlo tú mismo.

Informa a tus padres que existe un apartado informativo para ellos en esta página Web. Esta sección les permitirá explicarte aquello que no hayas comprendido bien. No dudes en plantearles dudas sobre lo que acabas de leer.

Arriba

 



Lengua  |  Recepción  |  << Precedente  |  Siguiente >>